Google+ Badge

martes, 3 de diciembre de 2013

TALLADORES DE PIEDRA-SIGNOS DE CANTERO

      Los trabajadores de la piedra dominaban unas formas de tallas de bloques de estos materiales, para la construcción, que fueron de muy difícil conocimiento para los otros ·simples albañiles·, que realizaban fáciles trabajos de albañileria. De tal forma se diferenciaron unos de otros que sus aspectos laborales fueron incomparables, siendo los de los "Maestros y oficiales canteros"  mucho más favorecidos que los sencillos y humildes albañiles.                                                         
      Uno de los conceptos muy controvertidos de esta profesión es su nombre de origen francés "MAÇON", o "Mason" en inglés y su deriva lingüística al castellano "masón" y por ello conduce al termino "masonería", y/o "francmasonería". Investigando en tratados y volúmenes de la época, he encontrado una definición que me satisface más: "Maçon / Taillator petrae, caesor lapidum /, es decir cantero especializado  y con alta experiencia que realiza trabajos repetitivos del tipo de talla de capiteles, canecillos, archivoiltas, dovelas, etc.". Por encima de ellos en categoría social y laboral estaba el -MAGÍSTER-. que eran los Arquitectos, escultores, directores de obra, que se distinguían por sus amplios conocimientos y experiencia en estas materias, creativos por naturaleza. Y por ultimo se encontraban los "Famuli", (lapicida-cementarius), que eran los verdaderos obreros, ayudantes de las otras categorías, que ejecutaban los trabajos manuales más sencillos, aunque pesados, - extraer la piedra, colocación de las mismas (según las marcas de algunos sillares) y que eran pagados según su arqueo y cantidades de trabajo.
    En mis viajes y observaciones por Castilla, comencé descubriendo las  "Estelas Descoideas", las "Cruces Paté o Patadas", ...y finalmente los "Signos de cantero" y me dispuse al estudio e investigación de: quien, como y cuando se tallaron esos signos y si fuese posible, llegar a conocer su significado. ¡¡ Ardua tarea la mía ¡¡, pero con voluntad y estudio algo os dejaré relatado.
   No es única de la época medieval, la voluntad de dejar huella en las piedras, (cuevas, roquedos, barrancos, etc.) ya que por parte de los hacedores de "petroglifos" , nos hacen remontar algunos de ellos a épocas del Paleolítico hasta el Neolítico. ¿Eran representaciones artísticas o signos secretos de alcance esotérico-religioso de creencias ancestrales?.
   Apuntemos el caso del alfabeto mágico empleado por los antiguos "Mysters", utilizados para determinados hechizos de tipo musical. El origen céltico de este alfabeto sagrado y simbólico, usado por los Druidas  fue llamado OGHAM, OGAM ó OGUM, para representar en forma de grafismos las lenguas "irlandesa y picto". Se plasmaban estos alfabetos, grabándolos sobre monolitos, estelas o bloques pétreos, incluso en troncos de madera, calculandose su antigüedad datada entre los años 400 a 600 a.C.
Se sostiene, que estas inscripciones pétreas valían para "eternizar" ciertas recetas de hechizos o encantamientos, seguramente para inmortalizar la gran importancia de su contenido y que fuesen inalterables en el tiempo.
  Que decir de los símbolos de los "laberintos", tan utilizado en el arte antiguo y medieval. Algunos estudiosos de estos temas lo interpretan como alegorías meramente decorativas, mientras que otros lo interpretan en sentido "esotérico". Su iconografía suele estar relacionadas con las historias mitológicas de Teseo, Ariadna y el Minotauro, que ocupaban normalmente "el centro", de la composición decorativa.
  Durante la Edad Media, la figura central fue substituida por la palabra "ECCLESIA" o por "LA FIGURA DE LA CRUZ", ya que en este laberinto cristiano, "el centro del laberinto" significaba la defensa de la figura central como espacio sagrado,realidad absoluta o verdad revelada. Lo cierto es que en época medieval, el hombre de su tiempo entendía que su vida era un peregrinaje para alcanzar "el Camino de Jerusalén" (un Camino de Fe), como se recuerda en el conocido "laberinto de la Catedral de Chartres".
                                        Laberinto de Catedral de Chartres

De esta pequeña introducción, se deduce que los "Maestros Canteros", buscaron una forma de escritura críptica, que les distinguiese del resto de los intervinientes en la construcción de monumentos históricos, dejando en ellos sus signos o firmas personales, bien por formar parte de su forma de salario, o bien por dejar huella indeleble de sus creencias religiosas.
Pero la gran expresion en la Peninsula Iberica, fueron en principio los monumentos de la "romanización" y más tarde alcanzaron su más alta manifestación en el "Romanico".
La historia nos demuestra que ya en Pompeya, los graffittis y las inscripciones en las piedras o la conocida carteleria o "graffittis pompeyanos" relativos a los anuncios de las casas de "lenocinio", donde se anunciaban los placeres sexuales y su precio.Celadus el Tracio hace suspirar a las chicas”(Suspirium puellarum Celadus thraex)
 Otros en donde se trataban temas politicos o religiosos:vero "Sus vecinos piden que se vote a Tiberio Claudio como duumvir" y todo esto en el año 79 a.C.


Palindromo Pompeyano con inscripciones 

Acueducto  de Segovia


Los vestigios de la "romanización arquitectonica" concretamente en HISPANIA son numerosos y seria muy extenso el mencionarlos aqui y ahora, pero sí son significativos como avance hacia el tema que nos ocupa, los cuantiosos "miliarios", y "estelas funerarias"
que se han encontrado en los profusos kilometros de "vias y calzadas romanas", en nuestro país.

  Inscripciones romanas en "miliarios, estelas funerarias y lapidum de Mansio, en las rutas romanas Hispanas"

Asi, se fueron fijando estas ideas en los artesanos canteros, de dejar sus huellas petreas en los grandes bloques geometricos que marcaron los diferentes estilos de construcciónes medievales y aparejado a estas el redescubrimiento de las técnicas de bastimento y edificación de las grandes Catedrales, Monasterios, Conventos, etc., apareciendo así el nuevo estilo arquitectonico "El Románico".         
Observemos al pie de la estela una marca de cantero
     Si bien, hubo un tiempo en que se ralentizó este tipo de construcción y diseño de esta arquitectura grecorromana, es innegable y no podemos olvidar que en ciertos lugares de Europa, continuaba una actividad de trabajo en piedra, que fue ininterrumpida desde tiempos de los romanos. Si nos ajustamos a la Península Ibérica, y en los feudos de las regiones del norte, notamos que se prosiguió con ciertas edificaciones pétreas similares a las de los romanos. Son épocas de las posesiones de los reinos visigodos, teniendo un buen ejemplo de ello  en la Basílica de San Juan de Baños (Palencia) construida y consagrada en el 661 (669 era actual), siendo el primer “templo cristiano” de esta categoría. La rescatada pieza de piedra en forma de bloque, tallada en estructura de unidades o masas cúbicas, llamados “sillares”, son los que los romanos llamaron “opus quadratum” o lo que significa “obra cuadrada”.
         Los canteros se vieron obligados a recuperar de antiguo tanto las técnicas como las herramientas en desuso, para la labra de sillares. Se adaptaron y superaron la anticuada forma de construir, pues al recuperarse las bóvedas de medio cañón y las bóvedas de arista, se vieron avocados a  perfeccionar sus pericias en el trazo de las construcciones y en el cálculo preciso de los pesos de los gruesos muros, con preeminencia en las que debían soportar los enormes gravitaciones de las formas abovedas.
Sta. Mª La Real de Nieva- Capitel
Monje ayudando al maçon o albañil
Pero el inconveniente de este procedimiento es que no podían mantener un extenso número de huecos de luz externa. De ahí el que la oscuridad fuese el denominador común de muchas Iglesias. Por este principal motivo y debido a este “exiguamente expresado” problema, se dio paso al origen del estilo “Gótico” de construcción, que permitía seguir edificando con piedras de sillar pero no obstante se ensancharon los espacios, desarrollando y maximizando la entrada de luz y se consiguió que el peso de las bóvedas de crucería, se concentrase en los pilares, siendo sujetos desde el exterior por los arbotantes y apoyos con contrafuertes. Así se eliminaron gran parte de los muros pétreos, siendo substituidos por vidrieras emplomadas, que dejaban pasar la irradiación lumínica externa. Así se logro que el ambiente interior de los templos fuese místicamente colmado de luz y en sus vidrieras descritos con imágenes, muchos capítulos de la Fe religiosa y/o la vida y Pasión de Jesucristo, así como de otros muchos Santos con advocaciones diferentes en los diversos templos, para ilustrar a las gentes iletradas de aquella época con imágenes vitrales, explicándoles así los aspectos antes citados.
         ¿Quiénes fueron los principales creadores de estas mutabilidades y cambios en las evoluciones constructivas dentro de lo que conocemos como “Románico”?.
Evidentemente fueron los “canteros”, que llevaron a cabo un quehacer y afán exhaustivos de plasmación arquitectónica, perdurable en el tiempo y de admiración universal.
¿CANTEROS O ESCULTORES?, me pregunto yo.
Un punto y aparte merecen temas de otras investigaciones realizadas por mí y que me vienen a la memoria. Tambien existen Marcas de Alfareros (vajillas, ajuares, ánforas de transporte de vino, aceites, etc.) y Marcas de las pesas de los telares utilizadas por los artesanos textiles en los hilados de las telas.

         Tras esta presentación menguada y sencillamente relatada, no deseo ser más tedioso, por esta vez, dejando para más adelante el centrarme con más ahínco y empeño en esta, creo, apasionante aventura de las MARCAS DE CANTERO MEDIEVALES.  


 El Cronicón de Bob
Desde Pallatia- en busca de Vacceos
© Diciembre 2013










  

          

2 comentarios:


  1. "François de La Rochefoucauld decia : Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse. Tu estas en el ultimo rango, amigo Robert" Esto me lo envia mi amigo frances S. de Latigni, y me permito copiarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mon Cher ami Samuel, Tus palabras me dejan pensativo y duditativo. Mi admiracion por ti y por La Rochefoucauld son superlativas. Abrazos¡¡¡

      Eliminar