Google+ Badge

domingo, 18 de enero de 2015

SANTO OFICIO - LA SUPREMA

Consejo de  la Suprema y General Inquisición 

(La Suprema)

EL SECRETO INQUISITORIAL

"Si estuviera en una prisión civil, entonces podríais a lo menos venir a verme,
sollozar, suspirar a mi lado... pero aquí no se permite entrar a alma nacida, como
si nuestros crímenes verdaderos o supuestos fueran de mayor consecuencia que
los de un ladrón, los de un asesino, los de un bandolero... Dichosos, ¡oh vosotros
presos de las cárceles públicas!... que sabéis quién os acusa, que se os permite la
defensa"
Cornelia Bororquia a su padre desde la prisión del Santo Oficio'.

La denominada Inquisición española.

    Uno de los periodos más sombríos de la historia de España es la inquisición, que duró más de 350 años, aunque conocemos que en Francia se inició en el año de 1231.
    Gregorio IX se decide a instituir un juez extraordinario, que actúe en nombre del Papa, haciendo inquisición y juicio de los herejes. 
      El momento de su creación debió de ser en febrero de 1231, coincidiendo con el decreto que expidió Gregorio IX contra los herejes de Roma, entregándolos a la justicia secular, a fin de que ésta les infligiese el castigo.
    En realidad, lo que más deseaba era impedir que la autoridad civil del emperador se arrogase derechos sacros que no le eran suyos, porque los últimos decretos de Federico II contra los herejes "que intentan desgarrar la túnica inconsútil de Nuestro Señor parecían los del pontífice"
    Se determinó que hubiera en todos los países de Occidente un Supremo Inquisidor nombrado por la Santa Sede y escogido entre los Frailes Mendicantes, de preferencia un dominico, a quien incumbiría la responsabilidad de designar los inquisidores locales y vigilar su celo. Así quedó establecido en los reinos de toda Europa occidental el tribunal de la Inquisición. 
        Realmente en Castila y Aragón fue en 1478 cuando comenzó este periodo de censuras, torturas,autos de fe, paranoia y muertes, junto con la persecución de los herejes y en general de toda persona que se pronunciase contra los principios de la Iglesia Católica, que duró oficialmente hasta 1834.
          Con el matrimonio de los Reyes Católicos, Fernando e Isabel se llegó a la unión de los reinos de Aragón y Castilla, haciendo en realidad un solo reino con gestión separada por sus Cortes y Consejos. Fernando y El Consejo Supremo de la Corona de Aragón y  Las Cortes de Castilla en el reino de Isabel. En el contexto de la Reconquista estos reinos englobaban los antiguos reinos musulmanes, que fueron recuperandose siglo a siglo.
            A fin de obtener asimismo una unificación cultural de sus reinos, se decidió que todo reposara bajo la Fe Católica. En 1478 se demandó al Papa Pío Sixto IV, el instaurar una jurisdicción especial. Muy a su pesar, el Papa, accedió a esta demanda y fue así como nació la Inquisición Española.
               Los Monarcas españoles temían sobretodo y en especial los refuerzos musulmanes que pudiesen llegar del norte de África, acompañados de judíos además de los que ya habitaban en los reinos, amalgama esta que aportaban más guerreros, costumbres y creencias anti católicas según ellos entendían.
                Concibieron entonces los Reyes Católicos dos posibilidades para los "no católicos" : convertirse al catolicismo o ser expulsados del país. Los que eran sospechosos de practicas de otras religiones diferentes a las católicas; los que más adelante, años más tarde, ejercían el protestantismo, actos sexuales no reconocidos por el catolicismo, la magia negra, o cualquier otra cosa vista como una amenaza por las diferentes Monarquías españolas, se encontraron sumidos en la vorágine de la persecución inquisitorial.
             Algunos años más tarde, los sospechosos y sus consecuencias se fueron haciendo de más en más numerosas, y fueron acrecentándose las enfocadas hacia la lealtad de "los conversos" (judíos convertidos al cristianismo) así como las de "los moriscos" (musulmanes convertidos al cristianismo).
              La Inquisición sospechaba cada vez más a menudo de aquellos que continuaban practicando su religión en secreto, de no ser sinceros hacia su nueva religión y fe cristiana. 
            Tras muchos años de lo que fue una desenfrenada persecución, a la Inquisición española se puso fin en el año 1834.
                    A pesar de que la Inquisición española, tenia como meta la unificación religiosa, es obvio que operaba independientemente de la Iglesia Católica. En efecto, la Iglesia como tal, no podía intervenir en sus operaciones ni opinar de su forma de actuar, ni incluso el papa podía inmiscuirse en sus asuntos. 
                Fue el Gran Inquisidor  "Tomas de Torquemada" (no se conoce bien sí nació en Torquemada -Palencia-  ó en Valladolid, donde si es cierto que se educó), el que organizó una verdadera "caza de brujas" en aquellas épocas. El cronista coetáneo Sebastian de Olmedo lo describió como:"el martillo de los herejes, la luz de España, el salvador de su país, el honor de su orden".
                 Al mismo tiempo, el nombre de Torquemada, como parte de la "Leyenda negra de la Inquisición española", se ha convertido en un apodo para la crueldad y el fanatismo al servicio de la religión.
                     Torquemada puso en marcha los tristemente famosos tribunales de la inquisición, en toda España, donde los herejes comparecian y eran juzgados. Los resultados de los juicios eran indudablemente condenatorios, celebrándolos días más tarde en ceremonias publicas los llamados "Autos de Fe". 
                      En el caso de que los reos no pidiesen perdón o no se arrepintiesen de sus "malvados actos" eran condenados a "cadena perpetua" o a ser quemados vivos en la hoguera. Los que reconocían ser culpables, eran obligados a dar los nombres  de otros herejes, hacer donación a la "Suprema" de sus bienes, o enviados de todas maneras enviados a prisión.

Auto de fe y retrato del Cardenal Torquemada

LA NORMATIVA DEL SECRETO
   Seria prolijo dar en este espacio noticias juridicas y Legislación sobre las normas y regulaciones de los "Tribunales de La Suprema", pero intentaré dar unos apuntes sucintos y abreviados.
    Las propias normas inquisitoriales estaban sometidas a la disciplina del sigilo. La comunicación entre el Inquisidor General, la Suprema y los tribunales de distrito es secreta y las normas que deben aplicar en los diversos procedimientos que constituyen su ámbito de actuación también lo son. 
       Este secreto de la legislación propia del Santo Oficio, que limita su conocimiento a
ministros y oficiales, busca excluir del debate público la problemática en torno a su conveniencia y justicia, amén de preservar el desarrollo del procedimiento de manejos, trabas o triquiñuelas derivadas del conocimiento de los intrincados pasos del mismo por parte de los posibles acusados.
       Por ultimo, el juez debia dar al reo traslado de cuantas actuaciones procesales se hubiesen  producido, para que pueda tener un conocimiento completo de cual es el contenido de las imputaciones que contra él se han recibido y de quienes son las personas que le
incriminan, denunciantes, acusadores o testigos. Este caso era bastante excepcional, ya que normalmente primaba solo el motivo de "la acusación".
           Solo en un supuesto excepcional el juez podía  hacer uso de su prudente arbitrio
para limitar el ámbito de estos derechos: cuando estimase en conciencia que, por ser el reo persona poderosa, los deponentes contra él reo  pudieran correr un grave peligro si su identidad llegara a ser conocida.
     En este caso excepcional, y solo el inquisidor queda facultado para suprimir toda referencia a la identidad de acusadores y testigos en los papeles que se entregan al procesado. 
           La fundamentación y normativa de esta posibilidad de ocultar al justiciable el nombre de los delatores y testigos se encuentra en una disposición del "Liber Sextus" de Bonifacio VIII que, después de expresar las circunstancias extraordinarias en que puede adoptarse tal providencia, corrobora su anormalidad al advertir: "A Cessante vero periculo supradtcto, accusatorum et testium nomtna, prout to aliis sit iudiciis, publicentur" 
       Abundando en este carácter excepcional de la medida, el Pontifice amonesta formalmente a los inquisidores y obispos para que usen de esta atribución con toda prudencia, haciéndoles cargo de que cualquier extralimitación que en ella pesará sobre sus conciencias.
      En sintonía con el espíritu de esta ley, podemos ver como insignes personajes y religiosos notables fueron perseguidos, encarcelados y condenados por la Inquisición.

  De 1572 a 1576. Fray Luis de León, tras ser procesado por la Inquisición es encarcelado.
 pedirle cuentas, pero salio absuelta.

  1575, Santa Teresa tuvo que comparecer ante la Inquisición en Sevilla, tras haber sido denunciada por una beata expulsada del convento. Los inquisidores fueron al carmelo absuelta.

 1559 Bartolomé Carranza de Miranda O.P. Arzobispo de Toledo -Primado de España- y teólogo navarro, muy influyente durante la Reforma católica tanto en Trento como en la restauración católica de Inglaterra bajo María I Tudor. Fue apresado por el tribunal de la Inquisición.

 1633 Galileo Galilei   El proceso comenzó con un interrogatorio el 9 de abril de 1633, donde Galileo no reconoce haber recibido expresamente ninguna orden del cardenal Bellarmino Con pruebas endebles es difícil realizar una condena, por lo que es conminado a confesar, con amenazas de tortura si no lo hace y promesas de un trato benevolente en caso contrario. Galileo acepta confesar, lo que lleva a cabo en una comparecencia ante el tribunal el treinta de Abril. Una vez obtenida la confesión, se produce la condena el 21 de junio. Al día siguiente, en el convento romano de Santa María sobre Minerva, le es leída la sentencia, donde se le condena a prisión perpetua, y se le conmina a abjurarde sus ideas, cosa que hace seguidamente. Tras la abjuración el Papa conmuta la prisión por arresto domiciliario de por vida.

Miguel Servet, Garcia de Orta, Copernico, y otros más cientificos, fueron tambien condenados a la hoguera y /o perseguidos por la Inquisición Española y Europea.

     Es de resaltar que con estudios actuales las victimas de la Inquisición están infladísimas que hoy ni los defensores de la leyenda negra la sostienen. Las últimas dadas por los historiadores a partir de archivos hablan sobre los 20.000 y bajando. 
   La comparación con los tribunales de la época dan otra imagen que la dada por la propaganda de otras potencias para atacar a España: Inglaterra denunciaba su crueldad mientras masacraba 100.000 católicos, Holanda lo mismo, Francia su guerra de religión, en   Alemania las brujas, etc. Ya no cuento con los tribunales políticos "laicos" como el de Salud Publica, los sovieticos, etc. 
      Que la Inquisición fue una institución que solo juzgaba a cristianos y desapareció hace 180 años, no es comparable con otras violencias físicas y morales que estamos sufriendo, actualmnte interpretadas ó dictadas por "dogmas" o pilares religiosos declarando "guerras de creencias religiosas irracionales" a todos aquellos otros creyentes que no profesan la fe considerada verdadera.:

Plaza Mayor de Madrid- Acto de Fe
El CONICÒN DE BOB @ Enero 2015



1 comentario:

  1. Copio textualmente lo escrito por Ana Fe Astorga en mi F.Book.

    Todos los "delitos" que atañen a la "fe" y se juzgan en nombre de una divinidad, independientemente de qué religión se profese, son siempre exagerados, crueles,... etc., etc. Y, ¿¿¿por qué???... la única explicación que encuentro es porque al ser humano le gusta sentirse el brazo ejecutor, el delegado, el elegido del ser supremo para castigar las faltas de otros... o quizá es que es muy cómodo dar rienda suelta a nuestra maldad y crueldad hacia nuestros semejantes amparados por el designio divino, cosa que convertiría a nuestros deplorables actos en "algo lícito y justificado"... No sé, pero quizá, de lo que más me alegro es de que mis antepasados (judios conversos) supieran hacer teatro tan bien como para "colársela" a los inquisidores y parecer ante sus ojos cristianos de pro... Eso sí, sus descendientes sólo conservamos de ellos algunos rasgos físicos y supongo que buena parte del ADN porque ahora ya somos todos cristianos viejos... Esperamos que no tengamos que volver a hacer teatro y ""reconvertirnos" para no ser asesinados...

    ResponderEliminar