Google+ Badge

jueves, 4 de abril de 2013

DE NUESTRAS RUTAS EN EXTREMADURA


DE NUESTRAS RUTAS EN EXTREMADURA
Entre paisajes nevados


            Pues corrían ya los últimos días del mes de Febrero, ventoso y nevoso. Con esa “nevisca” que cubren los campos y congelan las tierras y que dicen los labradores que es beneficioso para el labrantío. Puede que sí, pero las carreteras encharcadas y las placas de hielo, hacen que los vehículos se parezcan más a las “carretas rocieras”, que a los formula 1 italianos.
                Con este panorama nos fuimos adentrando desde Madrid hacia la provincia de Toledo, dejando a la derecha los montes blancos de nieve de la Sierra de Gredos, y divisando a la izquierda el Castillo-Parador nacional de Oropesa, tambien blanqueadas sus almenas de la blanca “cellisca”, siguiendo hacia tierras Lagarteranas.
                No tuvimos la suerte de pasarnos por el Parque de Monfragüe, como hemos visitado otras veces, con tranquilidad y persistencia en el paisaje, pues la climatología y el largo trayecto no lo aconsejaban. Eso sí, un alto en el camino para reponer fuerzas nos condujo a Navalmoral de La Mata, valiosa villa, donde saludamos a una buena amiga nuestra y tras un óptimo café, continuar la ruta.
               
                Ya nos acercábamos a Mérida y la copiosa nevada, nos aconsejó quedarnos allí un tiempo y aprovechar para almorzar y saborear algunas sabrosas y laudables viandas de la cocina extremeña. Desafortunadamente no tuvimos tiempo para visitar los museos y vestigios romanos de esta “Emerita Augusta” que junto con “Asturica  Augusta” – la actual Astorga- fueron el eje económico de la “Vía de la Plata” romana.
                Se dice que en aquella época, Astorga, era como la Frankfurt actual, es decir, lugar de actividad económica, sobria, sagaz y bastante precavida la actitud de sus habitantes, sobre todo debido al comercio del oro que se extraía de las entrañas de los “Montes Medulios”-Las Medulas- coetáneas. Por el contrario- Emerita Augusta- Mérida, era como el actual Benidorm, alboroto, bullicio, diversión, en todos los órdenes, placeres, etc.
                Pausadamente nos fuimos acercando a Zafra, blanco su caserío urbano y más blanco su carretera y paisaje de llanada. Tuvimos tiempo de zigzaguear por sus calles pero el frío y la ventisca nos dejó dudando sí pasear o no por sus calles un tanto “morunas”, por su trazado de estilo residencial árabe.
                Anochecía y seguía nevando cuando a lo lejos divisamos nuestro primer destino en la provincia de Badajoz. Ese destino era ►Llerena◄. "Llerena, lugar nobilísimo, cabeza de la provincia de León en Extremadura, situada en las raíces de Sierra Morena, feliz de sitio, fértil de suelo, sano de cielo, soberbia de casas, agradable de calles, abundante de hermosas, llena de caballeros y letrados y de tan raros ingenios, que apenas necio podrá hallarse uno." Esto escribió D. Luis Zapata de Chaves  en  el “Libro de Cetrería” del Siglo XVI.
                La prolífica historia de esta ciudad es tan amplia que necesitaríamos varios BLOG´s, para abarcar en  alguna medida el contenido de la misma.
                Pero haciendo un poco de semblanza de Llerena, donde no olvidaremos que vivió y caso en primeras nupcias el gran pintor Zurbarán y que me permitirán hacer una pequeña semblanza del mismo.  Se establece con 18 años como pintor y al año siguiente contrae el citado matrimonio; ella Maria Páez, es una mujer viuda, diez años mayor. Esta peculiaridad se continuó con las tres esposas de Zurbarán, que eran mayores que él y de familias acomodadas de negociantes. Se casan en 1618 y ella muere en 1623. En 1625 se casará con Beatriz de Morales, también viuda y mayor que él. Es posible que la premura en el nuevo matrimonio fuese por la circunstancia en que concurre la existencia  de hijos pequeños de la primera esposa, que había que criar y educar apropiadamente. Zurbarán mantiene a su ya abundante familia con los clientes que consigue en su tierra. Sus primeros trabajos para Llerena se basan en pequeñas obras secundarias y en algunos diseños urbanísticos: una fuente, que aun hoy en día existe, para la plaza mayor.
Sin embargo su talento comienza a ser acreditado: en 1626 recibe un encargo para el convento de San Pablo el Real de Sevilla, de un total que asciende a 21 lienzos. El gran número de cuadros encargados, nos dice que  Zurbarán ya tenía un taller para solventar todos los encargos, y que bajo su tendencia y guía  cooperaban con él  varios oficiales y meritorios. Si pensamos que Zurbarán era un pintor todavía joven y materialmente poco sonado en estos menesteres pictóricos, no deja de sorprendernos la importancia del pedido. Parece que para  el joven pintor extremeño, que poseía  la destreza, así como los colaboradores y discípulos para llevar a cabo la obra por mucho menos dinero, le fueron adjudicados estos encargos. El precio de los 21 lienzos valía un total de 380 ducados.  Y para no cansar más al lector amigo, dejo en suspenso esta “Crónica viajera”, que pienso reanudar la próxima semana, con algun dato más sobre esta notable y memorable  villa de Llerena, en cuyo Palacio de Justicia actual, (Antigua sede de la Casa de la Santa Inquisición) se alojaron los más importantes Maestres de la Orden de Santiago, siendo el primero de ellos el Infante Don Fadrique, hermanastro de mi  investigado y profundizado personaje Dº Pedro I de Castilla (“El traicionado”), y en esta ciudad tambien estuvo prisionera Dña. Leonor de Guzmán, Madre de Dº Fadrique que fue favorita del Rey Alfonso XI, padre legitimo de Pedro e ilegitimo de Fadrique, siendo asesinada más tarde en Talavera Dña. Leonor.


 "El Cronicón de Bob"

No hay comentarios:

Publicar un comentario