Google+ Badge

miércoles, 1 de mayo de 2013

Escapadas AEPT- Tierras de Coca



ESCAPADAS AEPT  TIERRAS DE COCA

SEGUNDA PARTE

Retomamos la Etapa del Itinerario didáctico de AEPT, en este “soberbio día”, donde se nos unió el Presidente de nuestra Asociación, Andrés. Insisto en reconocer el ahínco mostrado por hacernos pasar una jornada regia, por los miembros del Comité de Actividades: Aurelio, Pilar, José Mª- erudito en la asignatura histórica de “Tierra de Cauca” (Romana) y actual COCA, con su Castillo y monumentos, tanto culturales como gastronomicos. Por necesidades de espacio no señalaré aquí todo cuanto vimos,  vivimos, y visitamos (las tres V  de los Victores), por lo que me ceñiré a un abreviado relato de nuestras vivencias.
Vamos a introducirnos en la Meseta de Castilla, sin remontarnos a la época “arqueológica”, que la hay. Basta un dato: entre los años 1969 a 1972, se descubrieron restos de tortugas gigantes, estimándose vivieron en estos parajes hace casi 14 millones de años.Coca esta situada en una zona estratégica de la llamada “Tierra de Pinares”, disfrutando al mismo tiempo de las ventajas que le ofrecen el llano de su antiguo “castro” y el agua, pues está  circundada Coca por tres ríos: El Eresma, el  Voltoya que desemboca en el río Eresma, y al sur, el arroyo Balisa que vierte, a su vez, sus aguas en el Voltoya.
Esta antiquísima tierra que tambien la poblaron los Vacceos, fue sometida por Roma en el año 151 A.C. y fue cuna de El Emperador Romano “Teodosio I El Grande”, que más tarde fue Emperador de todo el imperio desde el 15 de mayo de 392 hasta el 17 de enero de 395”siendo por ello el más prestigioso y distinguido de los “caucenses”, sin olvidarnos del Mesonero Mayor de Castilla “Cándido”, oriundo de esta localidad. Os dejo un dato curioso, (por  aquello de ser yo palentino-consorte) En el S XV, Coca pertenecía a D. Iñigo López de Mendoza, Marques de Santillana- nacido en Carrión de los Condes- (Palencia), pero por una permuta del Sr. Marques con Alonso de Fonseca, por la Villa de Saldaña –Palencia-, paso Coca a ser propiedad de esta familia, que comenzó la construcción del famoso castillo en 1453, y que por cierto fue “capricho” de D. Alonso, “pues, ¡¡como familia de tan rancio abolengo y linaje no habría de tener castillo¡¡”; es decir no fue castillo de beligerancia ni batalla, ya que esta zona de Castilla estaba en aquella fecha bien fijada y lejos del alcance conquistador musulmán. Fue más bien residencia palaciega y de grandes cacerías y mayores festejos de nobles castellanos.

Nos hallamos ya situados en esta histórica localidad y extasiados ante su magnifico castillo, ejemplo de la arquitectura de bastiones militares peninsulares del S XV, y optamos por visitar primero la torre  Mudéjar de San Nicolas… 225 escalones hasta su terraza final, con espectaculares vistas del casco urbano y paisajes. Fue construida en el siglo XII a imitación de un minarete islámico. Es lo que queda de la iglesia del mismo nombre derrumbada a finales el XVIII. Su construcción es de mampostería y ladrillo, con planta cuadrada.  ¡¡¡Valientes hubo que subieron ¡¡¡¡,  otro grupito, por ya conocerla, … nos quedamos a pie de torre.

Llegó la hora de reponer fuerzas y nos guiaron José Mª y Aurelio al Mesón “El Blasón”, antigua “bodega de la casa del cura”, de tal arcaísmo que incluso en una parte del friso de piedra nos fijamos en una “losa” con inscripciones difuminadas romanas .- todo un hito.-. El pasmo y estupor fue ver y saborear el “aperitivo” estimulante con que nos sorprendieron. “Mordisquillos de manjares terrenales regados con vinos de Ribera y algunas evoluciones de cebadas cerveceras”. COLOSAL APERITIVO ¡¡¡
Ya en plena vorágine gastronómica, nos fuimos a comer ??? …. En el restaurante “La Muralla” nos esperaban viandas que conquistaron nuestros paladares  regadas con más caldos de Ribera, Rueda, Verdejos, que fueron considerados estos últimos los vinos de la corte de los Reyes Católicos. Allí dimos cuenta del plato estrella –el cochinillo-, pues no en vano su elaboración en horno de leña le da un sabor muy peculiar. Continuamos con postres típicos segovianos  “ponche”, canutillos rellenos, etc. y como no “los chupitos”.
Me viene a la memoria aquellas rimas de los antiguos Mesoneros del Camino de Santiago, ( que por cierto Coca lo es, viniendo desde Madrid) “En aquesta humilde mansión el Mesonero dióles de yanctar e de bever, sin soberbia en el costo e con galanura en el trato, segund el su grado e comeniençia de su escarcela”.
Os dejo el link de su Pagina Web para una mayor información www.restaurantelamurallacoca.com
            Figuraos la “llegada triunfal al Castillo” tras esa –yantada-. Tras haber medrado de esa forma nuestros estómagos, nos encaminan hacia la “torre del homenaje”…. (Más homenajes ¿??)
Uno que ya conocía el Castillo, se desafió- como el resto del grupo- a subir los 75 escalones, en tres plantas, de escalera angostísima de caracol, con alturas cada una de las gradas y/o escalones de unos 45-50cm. de alto. ¡¡¡¡Que apuros y galanuras las de algunas damas y caballeros¡¡¡¡ Una vez en el Pináculo, de la fortificación amurallada, nos alegramos la vista con el singular paisaje. Paseamos todo el adarve, saeteras, aspilleras, almenas, camino de ronda puentes, rastrillo, barbacana, vista del foso, (que no disponían nunca de agua, sino que eran de defensa y contraataque al enemigo)  etc.
            Impone su mole de ladrillo, como el otro castillo de “La Mota” en Medina del Campo. Se utilizó el ladrillo y no la piedra, por ser esta mucho más cara y no haber tal material en abundancia en la zona, ademas de poder ser mejor trabajado por los alarifes sevillanos.


            Una observación digna de mención es dejar dicho que existe en Coca una gran zona freática, que alcanza los terrenos donde se asienta el Castillo. Nos narró el docto amigo José Maria, que él conocía una zona casi más baja que los propios cimientos del Castillo, donde existe una lamina de agua ( muy echada a perder hoy en día ), y que en la época de esplendor y actividad normal del baluarte, y por sí en algun caso  de posible intento de invasión, excavación, o zapa del terreno, con animo de minar o explosionar una parte del mismo, se situaba un soldado-guardián, en aquellas profundidades húmedas y fétidas, al objeto de vigilar si se movía o no la citada lamina de agua. Caso de moverse u oírse una agitación de la misma, indicaba que desde la parte exterior de las murallas, se estaba intentando una penetración aviesa y mal intencionado hacia el interior de la fortificación, alertando el guardia al resto de la guarnición con las alarmas al uso. ¡¡Vaya garita… y nos quejábamos¡¡
Fue con la citada familia de los Fonseca, promotores de levantar el castillo, donde nació la famosa frase hecha “Quien se fue a Sevilla, perdió su silla” , debido a que "en tiempos de Enrique IV le fue concedido el arzobispado de Santiago de Compostela a un sobrino del arzobispo de Sevilla, don Alonso de Fonseca, y como el reino de Galicia estaba muy alterado, creyó el electo que el tomar posesión iba a costarle Dios y ayuda. Se lo pidió a su tío, y éste acordó en que iría él a Santiago a pacificar Galicia, y que mientras tanto quedase su sobrino en el arzobispado de Sevilla." … "Don Alonso de Fonseca restableció el sosiego en la revuelta diócesis de Santiago; pero cuando trató de deshacer el trueque con su sobrino, éste se resistió a dejar la silla hispalense. Hubo necesidad, para apearle de su resolución, no sólo de un mandamiento del Papa, sino de que interviniese el Rey y de que algunos partidarios del sobrino Fonseca fuesen ahorcados después de breve proceso. "  He aquí el origen de la frase. ¡¡¡¡
En el año 1462, en la población de Coca operaba una ceca de emisión de moneda castellana y portuguesa que sirvió para pagar a los trabajadores que intervinieron en la construcción de la fortaleza.
            El Castillo estuvo a punto de ser demolido por los Comuneros de Castilla como venganza del notorio incendio de Medina del Campo ordenado por el obispo Fonseca, que era partidario de las tropas Realistas del Emperador Carlos I de España, y V de Alemania.
Como circunstancia singular de construcción, podemos señalar que existe en la torre, una mazmorra, con un solo agujero en la cúpula de la misma, por donde se arrojaban los prisioneros. Al estar muy pulidas sus paredes y de bastante altura era imposible escaparse, por lo que se puede decir que se convertía en “un pudridero” de hombres.


Durante “la francesada”, y más concretamente en 1808 el reducto, sufrió expolios y destrucciones, por las tropas de Napoleón, al igual que otros edificios religiosos.
Las oficinas y departamentos de la actual Escuela de Capacitación Agraria, se disponen en torno a un patio de armas, que fue antaño de un boato y solemnidad verdaderamente señorial, constituido por una doble galería de columnas de mármol de armonía corintia, y con los pisos y paredes abrigados de azulejos y yeserías mudéjares. Este patio fue duramente destruido en 1828 por Faustino Ruíz, Administrador de la Casa Ducal de Alba que, al objeto de aprovechar el valor de aquella magnífica columnata la deshizo, vendiendo cada columna a 40 pesetas.  Todo un “mecenas” de la Historia y dividendos para su “limosnera”.
No daré aquí más explicaciones sobre el Castillo, pero si os dejaré las Paginas Web donde podréis encontrar más precisiones e historia del mismo
Un  apunte más, actualmente la propiedad del Castillo pertenece a la Casa de Alba, teniéndolo arrendado al Ayuntamiento hasta el año 2054, por una simbólica peseta anual.
           

            Tras esta “gira al arte y arquitectura militar” En Castilla, José Maria, nos encaminó hacia la Iglesia de Santa Maria de Coca, construida por los Fonseca, por ellos y para ellos. Se termina de construir en 1.520 sobre los cimientos de una iglesia románica de la que hoy sólo queda la parte inferior de la torre.
Tiene una sola nave y es de planta de cruz latina, la torre tiene tres partes diferenciadas: la inferior, de mampostería, del S XII; la central, de ladrillo es contemporánea de la iglesia (siglo XVI); la superior contiene el reloj y un original remate, es de principios de este siglo. En el interior destaca la bóveda gótica de cinco tramos, el retablo mayor, y las obras de mayor importancia artística que son los excelentes  sepulcros renacentistas de la familia Fonseca realizados en mármol de Carrara.

“E, offerre por la felicidad de los asistentes, e para que tornen todos por aqueste lugar, si es para salud de sus cuerpos e honrado medro de los escritos de R. Sancho ≈ Investigador de Archivos Españoles ≈



 EL CRONICON DE BOB
Investigador Archivos Medievales Españoles

4 comentarios:

  1. Dejo copia de los comentarios de mi querida amiga Pilar Viña, plasmada en su P.Web. LISELIN.

    Bueno que te voy a decir querido amigo Roberto matricula de honor Cum Laude por el relato tan acertado y ameno que nos haces o haces a las personas que no estuvieron en la excursión del sabado 13 de abril a Sta. María Real de Nieva con uno de los mejores claustros a nivel nacional (y a solo a 32 Km. de Madrid) y a Coca.
    Yo creo no estoy segura que los que todavían no conoces estos dos sitios tan importantes por todo lo que has descrito se animarán a visitarlos cualquier fin de semana en este mes de mayo o en los demás meses sobre todo antes de que llegue el frío y así puedan pasear y saborear cada paso que den por estos lugares.
    Para los que quieran saber más y tener más información os remito al enlace que pongo abajo de Roberto Sancho para que podáis leer la segunda parte de nuestra excusión por tierras de Coca-Cauca.

    ResponderEliminar
  2. Acabo de engordar 3 Kg. No hay como tener amigas magnanimas...Me rindo ante el peso de tus lisonjas¡¡¡ Gracias mil y besos ¡¡¡

    ResponderEliminar

  3. Gran Barón,¡¡¡
    Me descubro ante vuestra señoría, por lo ameno y didáctico del relato que hacéis, es un verdadero deleite como conjugáis, arte, y gastronomía.Y que decir de las curiosidades como cuando os réferis a los restos de tortugas gigantes y de su antigüedad !!!!
    O al hablar de la Torre Mudéjar con sus 225 escalones
    que ha echarle melones para hollarlas.
    Lo único que en vuecencia sorprendiere es que después de la zampada, de la grande bouffe, se tomara usted un chupito, eso no lo mienten sus biógrafos.

    En verdad, verdad os digo que no es de extrañar que
    vuesa admiradora os regales tales elogios.

    Siempre vuestro.
    Yo el marqués.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monseigneur Le Marquis,
      Honradome me hays con vuestra fina y medieval prosa, que no se si es poesia o apostura, pues su pluma se engalana cuando escribides tales cosas. Yo que gozo de ser "caballero tocado ante el Rey" (por vuestra regalia)...ante vos si me quito el sombrero, ya que en la Batalla de Rocroi, Gran Baron me hicisteis, y de Cien Picas me proveisteis. Ahora ya conoce el Mundo, loque cuesta " Poner una Pica en Flandes ". Así de los Tercios y el Camino de los Españoles siempre se hablará, que en mala comparación un "un arcabucero ó piquero español" - por 10 marines valió -
      Su incondicional Alferez de Campo
      I The Big Baron.
      RSS

      Eliminar