Google+ Badge

martes, 29 de mayo de 2018




Llegando a Córdoba, nos dirigimos al Hotel situado en la Avenida de América, el Hotel “El Gran Capitán” que fue uno de los hoteles más importantes con los que contó la ciudad, y que fue otro de los establecimientos que perteneció a la Cadena Hotelera HUSA, donde yo trabajé, siendo el Director en aquel tiempo un buen amigo mío y compañero del Hotel Fénix de Madrid, (santanderino de origen). Hoy en día ese Hotel ya se cerró tras vender la propiedad el edificio.
Las reservas que yo hacía en esos hoteles, visiblemente era para que abusando de mis amistades con los Directores de tales establecimientos, nos aplicasen un sustancial descuento en las habitaciones, practica esta que se daba entonces entre los Directores-Ejecutivos de aquellas fechas. Y evidentemente en ambas estancias conseguí el 50% de descuento….UNA VEZ MÁS MIRANDO POR LOS BENEFICIOS DE MI EMPRESA.
Cuando al día siguiente nos dirigimos para visitar la Catedral-Mezquita de Córdoba, opté por el mismo parecer que en Granada, contratar los servicios de un guía oficial que hablase francés y que les explicase y contestase lo que los jovenzuelos árabes, quisieran escuchar de los restos que de su cultura andalusí, dejaron por nuestra España.
Comenzó el guía su descripción diciendo que: La Catedral-Mezquita de Córdoba es el monumento más importante de todo el Occidente islámico y uno de los más asombrosos del mundo. En su historia se resume la evolución completa del estilo omeya en España, además de los estilos gótico, renacentista y barroco de la construcción cristiana.
El lugar que hoy ocupa la Catedral-Mezquita parece haber estado, desde antiguo, dedicado al culto de diferentes religiones.
 En un inicio y  bajo dominación visigoda se construyó en este mismo solar la basílica de San Vicente, sobre la que se edificó, tras abonar el importe de parte del solar, la primitiva mezquita musulmana. 
Esta basílica, hispanorromana de San Vicente fue de planta rectangular y era compartida por los cristianos y musulmanes durante un tiempo. Cuando la población musulmana fue creciendo, la basílica fue afincada y se dice que pagada totalmente por Abderramán I y destruida para la definitiva construcción de la primera Mezquita Alhama o principal de la ciudad.
Fue capitalidad durante el Emirato Independiente y el Califato Omeya de occidente, época en la que alcanzó su mayor apogeo, llegando a tener entre 250.000 y 500.000 habitantes, siendo en el siglo X una de las ciudades más grandes del mundo, así como un gran centro cultural, político y económico. De esta época es uno de sus monumentos más conocidos: la Mezquita de Córdoba, que estamos ahora visitando, comentó el guía oficial.
Yo intervine para explicar también algo que me parecía importante resaltar: En época de los ROMANOS, fue capital de la provincia romana Provincia Hispania Ulterior Baetica (Bética), época de esplendor, en la que llegó a contar con tantos edificios lúdicos como la misma Roma y a la que proporcionó grandes filósofos como Lucio Anneo Séneca, oradores como Marco Anneo Séneca y poetas como Lucano.
Preguntó el Guía sí él podía continuar, afirmándole yo con el ademán que le concedía el hacerlo.
Lo cierto es que le interrumpí, pues yo consideraba que pasar por alto un capitulo tan importante de nuestra historia, era un pecado.
  
Continuó  explicando que la mezquita se compone de tres partes: el Patio de los Naranjos  que conserva buena parte de su aspecto original, al que se accede por la Puerta del Perdón, de estilo mudéjar (1377), en donde se observan las hileras de naranjos y palmeras, las fuentes y los arcos de herradura que lo rodean junto a la puerta donde se levanta el alminar desmochado parcialmente y rodeado de un «encofrado» de estilo herreriano construido a principios del siglo XVII
La superficie total del monumento es de más de 22.000 metros cuadrados, con una longitud de 174 metros de largo y 128,4 de largo.
La puerta de Las Palmas da acceso a la mezquita: un bosque de ochocientas cincuenta columnas de mármol, jaspe y granito sobre las que se apoyan trescientos sesenta y cinco arcos de herradura bicolores, da la medida del esplendor del arte de los califas en su apogeo.
El mihrab, lugar santo de la mezquita que señala la dirección Sur y no la de La Meca, de acuerdo con la voluntad de Abderramán (orientado hacia el río porque le llevaba hasta su Damasco natal). 
El mihrab, es un joyel de mármol, estuco y mosaicos bizantinos brillantemente coloreados sobre fondo de oro.
En el Lucernario se conservan los arcos lobulados de los muros y la cúpula. En la cabecera destacan los arcos, los mosaicos del muro y la estructura y decoración de las cúpulas a base de arcos cruzados.
 
columnas de la Catedral-Mezquita de Córdoba

        Mi siguiente propuesta fue de ir hasta Medina al-Zahra, que está situada en lo alto de una montaña a tan solo 8 Km. de Córdoba. No sé si es que les sentó bien el nombre o sí conocían algo de esa historia, pero el resultado es que asintieron. Y hasta allí nos fuimos.
Al pie del llamado monte de la Desposada se encuentran las ruinas del Conjunto Arqueológico de Madinat al-Zahra. Su construcción, iniciada en el año 936, se debe al primer califa de Al-Andalus, Abderramán III, en honor a su favorita Al Zahra.
En el año 1010 fue saqueada e incendiada durante la guerra civil que desmembró al califato en los reinos de taifas.
La Muralla, la Casa de los Visires, los restos de la Mezquita Aljama y los Jardines se nos ofrecían históricos así como en un recorrido fabuloso que nos condujo hasta lo que un día fue el monumento islámico más bello de Al-Andalus.
Tras  visitar algunos salones y comprobar la suntuosidad y el lujo con el que se construyó esta mítica ciudad, que digamos era como “de veraneo  y retiro del califa”, parece que entre ellos les gustó bastante y me expresaron sus ganas de almorzar en algún lugar cercano.
No dejaron de oírse el sonido de sus cámaras haciendo fotos, pues en este magnífico lugar, sí dejaban hacer fotografías.



                             Arco Califal de Medina al- Zahra


EL CRONICON DE BOB
Mayo 2018



1 comentario:

  1. Texto recibidos en mi F B, del querido amigo Rodolfo desde Mexico:
    Rodolfo Suárez Aristegui Donde se juntan dos culturas
    Roberto Sancho Sanz Pues sí. y alguna más extramuros, querido amigo ¡¡¡

    ResponderEliminar